Resums d’Història Moderna

Resums d’Història Moderna del grup 2 d’Humanitats

Europa i la resta del món al segle XVII (part 2) – Marina Arcarons

leave a comment »

El debate sobre la ley internacional y los derechos internacionales tenían su origen en las viejas rivalidades religiosas entre católicos y protestantes. En las colonias vulnerables de ser colonizadas las batallas entre las potencias católicas y protestantes se habían convertido en conflictos fronterizos y los derechos sobre territorios aunque nadie sabía, en realidad, las dimensiones de esas tierras que reclamaban como propias. Las luchas entre franceses y británicos acabaron con la guerra de los Siete años en 1763 y la entrega de Canadá a los británicos. Los escoceses protestantes creían que las poblaciones nativas del istmo de Darién aceptarían ayudarlos para que los católicos españoles perdieran su lugar. Obviamente, no fue así. España había ido perdiendo poco a poco parte de su imperio ultramarino desde finales del XVI. Otros imperios habían tomado el poder en zonas de domino español o habían saqueado otras zonas. Además la flota naval había disminuido sustancialmente. Así pues, Holanda e Inglaterra se quedaron los dominios de España y Portugal y en menor medida de Francia. Esto extendió las rivalidades entre los estados europeos de fuera de Europa y aumentó el gran número de emigrantes (trabajadores, soldados, mendigos…) acogidos en América. Sirvió además, para que las metrópolis pudieran deshacerse del creciente malestar social que se traducía en mendigos y muertos de hambre. Las víctimas de la persecución religiosa también huyeron a América buscando refugio. Pero podía surgir un problema, que la emigración llevara consigo seres superfluos pero también productivos y menguara la población de la nación y pusiera en peligro al imperio, tal y como ocurrió con España. La otra emigración hacia América, la no voluntaria y más terrible de toda la Historia, fue la esclavitud moderna. El tráfico de esclavos hacía siglos que existía en África, pero fue tan grande la demanda, que entre 1492 a 1820 fueron cinco o seis veces más africanos que europeos blancos. Se destruyeron culturas enteras dentro de África, creó comunidades interculturales en América, pero acabó con comunidades aborígenes. El tráfico humano sólo despertó algunas voces contrarias que rápidamente fueron acalladas y se justificó la compra de africanos diciendo que los esclavos habían sido apresados en guerras de África. El Santo Oficio en 1686 alertado por Lourenço da Silva condenó el tráfico de esclavos pero no actuó en contra, aunque los testimonios de Da Silva sirvieron como inspiración para el Code noir de 1688 que mejoraba algo las condiciones de los esclavos de las colonias francesas. La idea general de los europeos sobre la esclavitud es que era mejor ser esclavo y cristiano entre los europeos que pagano y libre en África. Los únicos denunciantes de la esclavitud fueron los cuáqueros que en 1688 declararon que todos los hombres eran libres e iguales “sin distinción de raza, linaje o color” pero nadie más lo secundó. Poco había que hacer si prácticamente toda las sociedad europea consideraba a los negros como una raza inferior desde el siglo XV.
Las relaciones que se establecieron entre colonizadores y colonizados fueron de distinta índole. Todas las potencias usaban como estandarte de su cruzada la religión y tenían establecidas misiones en sus dominios. Dos eran los principales objetivos de los colonos (a excepción de los calvinistas): ganar la conversión a la fe cristiana de los esclavos y hacerlos sus súbditos para que ayudaran al crecimiento económico trabajando para ellos. Dios había puesto el comercio en América como recurso natural y se consideraba una recompensa por el esfuerzo que hacían los europeos con la evangelización. Muchos otros colonos, sin embargo, tenían la profunda creencia de que era mejor echar o acabar con los indígenas paganos y crear los estados civiles sobre las iglesias. Estas diferencias en las creencias religiosas de las potencias europeas condujeron a grandes diferencias de comportamiento en relación a la población aborigen. Así, unas potencias intentaron integrar a los indígenas, imponerle los valores del imperio y otros, por lo contrario, como en el caso inglés, excluirlos completamente de sus asentamientos alegando que no tenían derecho sobre sus tierras porque no las cultivaban, así que, los ingleses fueron arrinconando a los indios hacia el oeste hasta que, a finales del XIX, se les hizo desaparecer en reservas.
Las relaciones en Asia y África fueron más tenues. Los europeos estaban resguardados en sus factorías y se ocupaban del comercio con el acuerdo de los gobernantes del lugar y la colaboración delos aborígenes. Así que estos asentamientos no se consideraban colonias. De ahí se extendió la idea de que los europeos mantenían relaciones de reciprocidad con los pueblos con los que mantenían relaciones comerciales. Las rivalidades entre potencias pasaba también por intentar ganarse a los pueblos indígenas con el pretexto de que los salvarían de loas garras de los imperios que los habían colonizado a priori. Este sería el cariz que tomarían las colonias hasta que se desmoronaran en la segunda mitad del XVIII.
Europa se dio cuenta en el siglo XVII de que el mundo iba más allá de sus fronteras y se hizo necesario regular las relaciones internacionales con las nuevas sociedades establecidas en los nuevos territorios que, a pesar de los frustrados intentos de la metrópolis por mantenerlas bajo mando, se establecieron como independientes y dieron paso en el siglo siguiente a la mayor revolución conocida por Europa.
Los estragos devastadores de las poblaciones no europeas llegaron a oídos de Europa, pero, por lo general, lejos de horrorizarse, la sed de riquezas y conquista iba creciendo. Este contacto con otros mundos, instructivo y destructivo, asentó las bases de la modernidad y explica gran parte de sus orígenes culturales e intelectuales que proporcionaron las vivencias del nuevo mundo a lo largo de todo el XVII.

Written by Carles Sagan

Juny 7, 2008 a 7:55 pm

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: