Resums d’Història Moderna

Resums d’Història Moderna del grup 2 d’Humanitats

Europa y el mundo en el siglo XVI – Pau Ballbé

deixar un comentari »

Fueron España y Portugal las potencias mundiales que más se desarrollaron a nivel territorial durante este siglo, formando, tras el descubrimiento de América y las expediciones por África y Ásia, vastos imperios que las situaron a la cabeza de Europa y del mundo. No obstante otros pueblos; por un lado el ruso, bajo el mandato de Iván el Terrible, y por el otro los llamados “imperios islámicos de la pólvora”: turcos otomanos, safávidas de Irán y mogoles de la India, dedicaron gran parte de sus esfuerzos en el XVI a la conquista de nuevas tierras, sometiendo a quienes las habitaran. Fue el caso de Siria, Egipto, Mesopotamia, Austria y Hungría, por ejemplo, que pasaron a formar parte del imperio otomano, o el núcleo cultural hindú, Vijayanagra, que sucumbió al dominio musulmán.
Las potencias ibéricas y las primeras exploraciones oceánicas
Fue Portugal, a principios del siglo XV, el primer país en expandirse fuera del territorio continental. Comenzó anexionando las islas más cercanas a la península: Madeira y Porto Santo, más tarde las Azores, para luego dar con la costa oeste africana, en Gambia y Senegal, donde los navíos lusos se ocuparon del tráfico de esclavos. Finalmente, Bartolomé Dias hacia 1488, tras perder la costa africana en Namibia y salir a mar abierto, dio con la costa este de Sudáfrica, lo cual habilitó la ruta hacia la India. Por su parte, los Reyes Católicos comenzaron un proceso similar, ocupando las islas Canarias, que culminaría con el descubrimiento de América por Colón en 1492, después de tres meses en el océano, probando, de hecho, de llegar a las Indias a través de una hipotética nueva ruta marítima. El descubrimiento del nuevo continente, no cabe decir que supuso un beneficio económico inmenso para la corona a corto plazo, aunque en cualquier caso la inversión para el proyecto de colonización fue mayúscula, y la corona tuvo que solicitar la subvención de algunos bancos europeos. En cambio, para los nativos americanos, que fueron esclavizados y sometidos a unas condiciones de vida que resultaron mortales para muchos, el perjuicio no pudo ser mayor. De hecho la actividad y las tareas de explotación de los recursos en América fueron tales, que los esclavos nativos no fueron suficientes, así que se importó mano de obra esclava africana para llevarlas a cabo.
La conquista de México y Perú
La colonización española adquirió mayor magnitud cuando entre 1519 y 1521 Hernán Cortés llegó a México con 500 hombres para someter a la población autóctona, una civilización avanzada de dos mil años de antigüedad, dividida en un campesinado sedentario y la población urbana, formada a su vez de artesanos, nobles guerreros y el clero religioso; capaz, por otro lado, de construir grandes templos y pirámides, pero tecnológica y militarmente muy inferior a la española, de modo que sucumbió a la ocupación.
Por otro lado, Francisco Pizarro se encaminó una década más tarde hacia la zona de los Andes y Perú, donde topó con el imperio Inca, que del mismo modo fue sometido.
Ambos personajes se establecieron en los respectivos territorios, donde mandaron a sus anchas los primeros años con permiso de los reyes de España, a cambio de la quinta real, una quinta parte de los metales preciosos que obtuvieran.
La iglesia en la Nueva España: respuestas éticas a la conquista
Franciscanos y dominicos llegaron a México y Perú para imponer el culto cristiano, a base de acabar con todo objeto y símbolo pagano, adoctrinando en cambio a los indígenas. Se preocuparon de aprender las lenguas autóctonas en cada lugar para así llegar más fácilmente a los nativos. De este modo Juan de Zumárraga publicó un resumen de la doctrina cristiana en lengua mejicana, el primer libro editado en América.
Durante la tercera década del XVI, fray Bartolomé de las Casas, reivindicó los derechos de los indígenas, constantemente maltratados, de tal modo que Carlos V terminó en 1542 por promulgar las Nuevas Leyes de Indias, que liberaron parte de los esclavos y mejoraron sus condiciones de vida.
El establecimiento de una sociedad hispánica en el Nuevo Mundo
Con tal de explotar las minas de plata, como ya he dicho, los colonos establecidos en América utilizaron a menudo esclavos indígenas y africanos, pero también trabajadores libres asalariados. A otro nivel, desde mitad de siglo en adelante, la plata, que proporcionó cierta solvencia a la debilitada economía del imperio de Felipe II, se convirtió en el principal producto comercial, y dio lugar al surgimiento de una poderosa clase comerciante que también importaba productos de la península Ibérica, sobretodo tela. Pronto se convirtieron en el reflejo americano de la burguesía europea.
En definitiva, a grandes rasgos, el modelo social del Viejo Continente se trasladó a la Nueva España con sus clases o estamentos, costumbres etc.
El imperio portugués
Portugal, mediante Vasco da Gama, nueve años después de la vuelta de Bartolomé Dias, a la orden del nuevo rey Manuel I, surcó las costas Africanas hasta atravesar el Cabo de Buena Esperanza, y llegar finalmente a la India. Así establecieron los primeros puertos comerciales en Asia, y las primeras relaciones con los musulmanes que habían llegado hasta allí.
El propósito del rey luso en primera instancia era el de forjar una alianza con el legendario rey cristiano de la India para combatir los musulmanes, pero resultó que cuando los portugueses entraron en los templos de Calicut se dieron cuenta que la religión que en realidad practicaban era la hindú, que nada tenía que ver con la cristiana, de modo que acabaron enfrentándose unos con otros y a la vuelta de Vasco da Gama en 1502 bombardearon la ciudad hindú y la tomaron también contra los puertos musulmanes de la zona.
En cualquier caso Portugal se extendió por la costa asiática, se asentó en Goa, en la costa este de la India, donde estableció su principal puerto y dio muestras de su hegemonía militar derrotando a todos aquellos que intentaron echar sus barcos del océano Índico. Finalmente, el proceso en Asia terminó con la llegada a China y Japón, dos grandes potencias en oriente y muy provechosas para el comercio portugués.
Por otro lado, en América consiguió el dominio de Brasil, que supondría, dos siglos mas tarde, un gran beneficio en forma de oro a la corona.
Otras potencias europeas
Holanda, Francia e Inglaterra se contagiaron del espíritu explorador de los países ibéricos para navegar hasta Ásia y América. Destacaron en esta empresa el galo Jacques Cartier o el capitán ingles, sir Francis Drake. No obstante, aunque se ocuparon de comerciar, a menudo protagonizaron campañas de piratería, saqueos a galeones lusos o españoles y enfrentamientos varios que deterioraron las relaciones, ya mermadas por el conflicto entre católicos y protestantes, entre unos y otros países.
Por otra parte, cabe decir que Holanda fue la heredera del imperio comercial portugués en Asia, formando La Compañía de las Indias Orientales Holandesas.
Los europeos en África
Aunque Portugal estableció varios puertos en ambas costas del continente africano, como ya hemos visto; la actividad allí no se desarrolló con tanto ímpetu como en América, debido a que las tierras africanas no eran tan ricas como las americanas, y la resistencia de los pueblos en este continente era mayor que la que mexicas e incas opusieron. En cualquier caso, la presencia europea en el continente se hizo patente, de modo que las consecuencias fueron la exportación de 254.000 esclavos del continente o la llegada del cristianismo a países como el Congo.
La compañía de Jesús en el mundo
Cabe destacar en este siglo la misión que los jesuitas llevaron a cabo, con el propósito de cristianizar este nuevo mundo que florecía para Europa. Lo probaron en la India sin éxito y luego en Japón, donde la religión tuvo una gran aceptación e impacto a mediados de siglo, aunque finalmente fuera rechazada. Más tarde fue en China, donde Mateo Ricci se estableció causando gran impresión a los chinos por sus conocimientos de astronomía, geografía y matemáticas. El italiano aprendió la lengua del país y aprobó el confucianismo como un sistema filosófico cercano a la doctrina cristiana.
El mundo en la literatura europea
Tanto para elogiar como para poner en duda la actividad expansionista de las principales potencias europeas, algunos autores a lo largo del siglo XVI publicaron distintas obras con gran repercusión. Entre ellas se encuentran Os Guisadas de Camoes, en la que elogia los conquistadores portugueses, o La Historia general de las Indias, de Francisco López de Gomara; en la misma línea que la anterior. Pero también la obra de fray Bartolomé de las Casas, que condena la ocupación hispánica de América y a Pizarro y Cortés, o la literatura de Garcilaso de la Vega, que reivindica el pasado y la cultura de su pueblo, el Inca.

About these ads

Written by Carles Sagan

juny 8, 2008 a 5:22 pm

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Canvia )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Canvia )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Canvia )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: